APLICACION TOXINA BOTULINICA - BOTOX

Es  un tratamiento para la mejora de las arrugas de la expresión (relacionadas con la mímica facial), fundamentalmente las arrugas horizontales de la frente,  entrecejo y patas de gallo.

Consiste en la infiltración con agujas muy finas de pequeñas cantidades de la toxina botulínica en puntos específicos, que provocan la inhibición de la secreción del neuromediador acetilcolina responsable de la contracción de los músculos faciales  y por tanto de la aparición de las arrugas.

Este tratamiento es indoloro y se aplica en pocos minutos por lo que no altera el ritmo de vida del paciente.

El tratamiento tiene una alta eficacia y sus resultados son evidentes desde el primer momento y su efecto es más remarcado a partir del quinto día.

La duración de los resultados de la aplicación del tratamiento es de 6 meses, puede repetirse tantas veces como se desee pues no presenta efectos negativos a largo plazo de ningún tipo.